Siete razones por las que el coche eléctrico terminará con el coche con motor de combustión, y antes de lo que esperamos

Lunes, 01 Octubre 2018 10:15

El mercado del coche eléctrico ha sufrido el mantra del 1% en su primera generación. Una cifra que se usa habitualmente para indicar la baja cuota de ventas a nivel global que ha tenido este tipo de vehículos, con excepciones como Noruega y un puñado de estados donde su expansión ha sido más rápida.

Pero ahora parece que las nuevas generaciones terminarán con esto de una forma bastante más rápida de lo esperado. Estas son siete razones por las que pensamos que el coche eléctrico vivirá un fuerte desarrollo en los próximos años, llegando a desbancar a los modelos con motor de combustión.

China


Sin duda en la actualidad hablar de ventas de coches es hablar de China. El gigante asiático se ha convertido en el epicentro de la industria automovilística, siendo el que más coches en general vende. Entre todas las tecnologías, el pasado año llegaron a matricular una cifra récord de 28.8 millones de coches, un 3% más que el año anterior. Una cifra que podemos comparar con los 17.2 millones de Estados Unidos, y los 15.6 millones de Europa.

Un mercado muy interesante para todos los fabricantes, locales y foráneos, pero que ahora se ha topado con un imprevisto. Y es que a partir de 2019 entrarán en vigor las cuotas de ventas de coches eléctricos en este mercado. Esto significa que aquellas marcas que quieran operar en China, y sacar partido a sus enormes cifras de ventas, tendrán que lograr que al menos un 10% de sus ventas sean coches eléctricos para 2019. Una cifra que crecerá hasta el 12% en 2020, y el 20% en 20025. El resultado es que de repente los fabricantes han abrazado la movilidad eléctrica y se han lanzado a un ambicioso programa de inversiones para conseguir llegar a tiempo. Algo que disparará la oferta, y que tendrá su efecto en el mercado occidental ya que muchos de esos coches fabricados en China vendrán a Europa.

Relacionadas | China tiene nada menos que 487 fabricantes de coches eléctricos

Caída de los precios de las baterías


El incremento de la producción lleva aparejado un incremento de la economía de escala, y una bajada de precios. Esto se está notando en la producción de baterías, que no para de descender en cuanto a costes. Algo que si tenemos en cuenta que es el elemento más costoso del vehículo eléctrico, tendrá como consecuencia unos precios cada vez más competitivos.

Según las últimas estadísticas, en 2010 el coste del kWh era de 1.000 dólares. Una cifra que ha ido cayendo de forma imparable hasta que en 2017 se ha anotado un mínimo de 200 dólares el kWh. Una cifra en la que no se detendrá, y que continuará recortando con una expectativa de llegar a los 100 dólares el kWh antes de 2020. Algo que según los expertos permitirá al coche eléctrico tener un precio de producción similar al de un diésel o gasolina.

Incremento de capacidades de las baterías


Las baterías de litio están aumentando en densidad de energía a una tasa de entre un 5 y un 8% por año. Algo que permitirá en breve ofrecer vehículos con autonomías reales cercanas a las 500 kilómetros con cada carga. Una cifra que ya cubre los requisitos de una buena parte de los consumidores.

También se esperan avances a nivel tecnológico, como la llegada de las baterías de electrolito sólido. Un nuevo formato que permitirá además de mejorar las capacidades entre dos y tres veces, también mejorar aspectos como el precio, la seguridad y la resistencia ante las recargas rápidas.

Mejora de la confianza en la vida de las baterías


Durante la primera generación de coches eléctricos, incluso en la actualidad, muchas de las preguntas en las conversaciones con escépticos con el coche eléctrico es sobre la vida útil de las baterías. Algo que tenía difícil respuesta por la poca cantidad de kilómetros recorridos en los pocos años que habían pasado desde el lanzamiento de los primeros coches.

Pero ahora ya hay cada vez más datos de vehículos que han recorrido cientos de miles de kilómetros. Y a pesar de que hay excepciones, como el Nissan LEAF, la mayor parte de las baterías están teniendo un resultado excelente. Sobre todo aquellas que están refrigeradas por líquido, como las que monta Tesla o BMW, y que están mostrando una resistencia a prueba de bombas con unidades de Tesla superando los 600.000 kilómetros y apenas el 5% de degradación.

Relacionadas | Un estudio indica que la batería del Tesla Model S mantendrá un 80% de carga después de 840.000 kms

Fiabilidad de los coches


Y la buena resistencia por normal general de las baterías también se puede extender a los coches. Su extrema sencillez mecánica hace que sus averías sean realmente excepcionales. Hemos visto como algunas unidades de primera generación del Tesla Model S han sufrido averías en el sistema de propulsión y en algunos packs de baterías. Pero estos han sido solucionados y de forma gratuita gracias a la robusta garantía de Tesla que provoca que incluso las primera unidades salidas del mercado en 2012 todavía disfruten de cobertura durante otros dos años más.

Esto no es por magia o por nada especial. Simplemente es una cuestión estadística ya que si tu coche no tiene muchos de los elementos que se suelen estropear en un coche, no se estropearán. Por ejemplo podemos echar un vistazo a la lista de los 10 componentes que más habitualmente se estropean en un coche medio, y de ellos sólo uno está presente en los coches eléctricos. Y además es uno de los más económicos de solucionar.

Más baratos de operar


Otra de las razones por las que el coche eléctrico se expandirá de una forma rápida, es el boca a boca entre usuarios sobre datos como su bajo coste operativo. Incluso con las subidas del precio de la electricidad en nuestro país, sigue siendo mucho más barato moverte en un eléctrico que en un diésel y gasolina, que por otra parte también han sufrido en sus carnes la subida de los carburantes.

No hablemos ya de alguien que pueda disponer de una instalación solar, y que sea capaz de recargar su coche de forma totalmente gratuita. Algo que cada vez es más fácil y habitual, y que tiene un enorme impacto en aquellos usuarios de un coche con motor de combustión que debe sufrir la estocada en su cartera cada vez que acude a una estación de servicio a repostar su coche.

Relacionadas | Hoy sube la electricidad en España, ¿cómo queda el coste operativo de un coche eléctrico frente a un diésel y un gasolina?

Valor del mercado de segunda mano

 

También podemos añadir a los factores que permitirán acelerar las ventas, el mercado de ocasión. Un mercado que sirve a los actuales propietarios financiar parte de su nueva compra, y que por otro lado permite a los interesados en dar el salto por primera vez hacerlo de la mano de un vehículo más económico.

Esto de nuevo tendrá un importante efecto a nivel publicitario ya que el nuevo propietario se convertirá en un embajador de la tecnología allí por donde vaya con su coche. Algo que mejorará la percepción de los usuarios, y facilitará cada vez más las ventas.

 

Fuente: https://forococheselectricos.com/2018/09/siete-razones-por-las-que-el-coche-electrico-terminara-con-el-coche-con-motor-de-combustion-y-antes-de-lo-que-esperamos.html

 

Visto 19 veces